viernes, 14 de octubre de 2011

Nunca pensé que perder algo fuera tan doloroso

Supongo que, cuando estamos con una persona, nos volvemos un poco como esa persona quiere que seamos. Pero no sólo el lado débil de la pareja - si es que uno de los dos es más fuerte que el otro -, sino los dos. Ambos, de una forma u otra, acabamos viendo el mundo desde los ojos de esa persona, pensando como quiere que pensemos, siendo como quiere que seamos.
Como un espejo en el que se refleja la personalidad de esa persona.



Nos convertimos en algo así como una mula con orejeras. Vemos el camino que nos han marcado, sin importarnos lo demás. Vemos sólo la felicidad junto a esa persona, hasta que dicha felicidad se convierte en nuestro objetivo. Y pisamos hormigas, apartamos piedras y partimos árboles con tal de llegar hasta allí. Escarbaríamos una montaña de lado a lado con las manos si fuera necesario. Pero no nos damos cuenta de que fuera de nuestro campo de visión, de nuestro objetivo, hay personas que sufren con nuestros actos. Personas con las que podrías llegar a ser feliz más fácilmente, aunque fuera de otra manera. La amistad es mucho más fuerte y duradera que el amor, por lo menos a veces - o eso dicen -, pero nosotros no queremos darnos cuenta. Seguimos ensimismados con aquel puntito al que llamamos felicidad, con nuestro pequeño objetivo particular.
Pero, ¿y si perdiéramos la referencia de esa felicidad?
¿Qué pasaría si la mula con orejeras en la que nos hemos convertido perdiera la vista?
Que caería la vacío y, cuando no, se quedaría perdida para siempre.



Pero a veces, esa persona también es capaz de hacerte ver a las personas de distinta manera. Te come la cabeza, lo pone todo a su favor, todos sus defectos, todos sus fallos, y lo que no son fallos. Es incluso capaz de convertir sus virtudes en defectos con tal de salirse con la suya. Y en ese momento una de las personas más importantes de tu vida, una de tus mejores amigas, pasa a ser la puta niñata que quiere ligar contigo. Y entonces esa persona comete un error y esta otra te dice:

    "Ves, te lo dije. Es una puta, sólo quiere liarse contigo, lo único que quiere es que nos enfademos y cortemos, y así poder tenerte para ella sola.
Bla, bla, bla.
No merece la pena.

Mándala a la mierda de una vez."

Y tú, como hipnotizado, la haces caso, aunque el único "error" que haya cometido esa persona haya sido seguir comportándose como se comportaba antes.

Y a lo mejor en ese momento no te das cuenta, pero esa persona, al menos antes, era especial para ti.
Y tú para ella, seguramente, eras algo imprescindible para su felicidad.

¿Y si al perderte no ha perdido sólo una amistad, sino también un trozo de sí misma?

Demasiado tarde, te han lavado el cerebro, quizá ya no seas capaz de volver a pensar como antes.



¡ME ESTÁS VOLVIENDO LOCA!




¿Qué demonios está pasando?
¿Te has convertido en un fraude?
Estabas aquí, ahora no lo estás,
he sido reemplazada por otra.
Porque todavía sigues teniendo tú rostro,
pero hay algo extraño,
no eres el que recordaba.
Por favor, ¿me puedes explicar?
¿Te lavaron el cerebro?
¿Esto será para siempre?

Porque todo lo que dices,
todo lo que haces.
Me está volviendo loca, volviendo loca.
(Me estás volviendo loca).
Tú sabes que solíamos ser nosotros mismos,
¿quién demonios eres?
Me estás volviendo loca, volviendo loca.
Luego juré que pensaba que te conocía,
pero todo eso quedó en el ayer.
Y ahora lo cambias, ¿qué es eso?
Porque me estás volviendo loca, volviendo loca.

Piensas que eres real, pero eres falso.
Piensas que eres profundo, pero eres superficial.
Te has convertido en lo que odias.
Ahora estás perdido, eres sólo una sombra.
Así que tiramos de tus cuerdas,
porque no tiene sentido
que actúes como sí fueras mejor.
Puedes decir todas esas cosas 
a tus tan llamados amigos,
y quizás piensen que eres inteligente.

Pero todo lo que dices,
todo lo que haces.
Me está volviendo loca, volviendo loca.
(Me estás volviendo loca).
Tú sabes que solíamos ser nosotros mismos,
¿quién demonios eres?
Me estás volviendo loca, volviendo loca.
Luego juré que pensaba que te conocía,
pero todo eso quedó en el ayer.
Y ahora lo cambias, ¿qué es eso?
Porque me estás volviendo loca, volviendo loca.


Despierta, despierta, despierta.
Sé tu mismo.
Despierta, despierta, despierta.
Sé tu mismo.
Despierta, despierta, despierta.

Todo lo que dices,
todo lo que haces.
Me está volviendo loca, volviendo loca.
(Me estás volviendo loca).

Tú sabes que solíamos ser nosotros mismos,
¿quién demonios eres?
Me estás volviendo loca, volviendo loca. 

Y ahora, todo lo que dices,
todo lo que haces.
Me está volviendo loca, volviendo loca. 
(Me estás volviendo loca).
Entonces, ¿porqué juegas a tus juegos?
¿A quién intentas engañar?
Me estás volviendo loca, volviendo loca.
Y juré que pensaba que te conocía,
pero todo eso quedó en el ayer.
Y ahora lo cambias, ¿qué es eso?
Porque me estás volviendo loca, volviendo loca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.