martes, 15 de noviembre de 2011

Siento que te extraño

Cuando te conocí estabas lesionado, ¡qué raro! Pero, ¿que se le va a hacer? Nunca fuiste un chico al que le preocupase en exceso su seguridad.
Yo sabía quien eras, te conocía de vista, pero casualidades del destino nos hicieron conocernos. Por aquel entonces, si no recuerdo mal, te gustaba el graffiti y tu posesión más preciada era una gorra, gorra con la que me obsesioné. La cogía y salía corriendo. Al principio te molestaba, después de algún tiempo ni siquiera te enfadabas y llegó un momento en que incluso me dejabas ponérmela. De todo esto ya han pasado dos años, pero dos años pasan rápido. Poco a poco me fui acostumbrando a ti, a tu manera de pensar, de ser, de hablar. Me caíste bien, fue demasiado sencillo tenerte como amigo. Durante algún tiempo nos dedicábamos a chincharnos, y cogimos confianza a base de eso. No recuerdo cuando me acostumbré a tus abrazos, ni a que me llamases enana. Tampoco recuerdo el momento en el que empecé a confiar tanto en ti, ni recuerdo cuando comencé a perderte. Fue demasiado fácil llegar hasta mí, igual de sencillo era que te fueras.

Poco después me mandaste a la mierda, aún no he llegado a comprender el por qué, aunque tampoco me diste una oportunidad para arreglarlo. De esto quizá haga un mes y pico, fue en ese momento cuando me di cuenta de que te había perdido. Si hubiera sido capaz de reaccionar a tiempo te hubiera suplicado que te quedases, que no te fueras. Pero ya no estás, y eso me duele, aunque haya veces que no quiera aceptarlo. Esas veces pienso que me has hecho demasiado daño como para sufrir por ti, pero no puedo evitarlo.
Te echo de menos, muchísimo.
Ya sé que es estúpido decirlo ahora, así. Hay noches en que no duermo, intentando reunir el valor suficiente para tratar de plantarme delante de ti y decírtelo, pero cuando llega el momento no me siento capaz di de abrir la boca. Lo único que quiero es desaparecer de tu vista, no molestarte, hacer lo que sueles hacer tú cuando me ves: fingir que no existo.
Otras veces deseo ser capaz de mirar a través de ti como tú sueles hacer conmigo, haciendo como que no me importas, aunque por dentro esté destrozada.
Hay días en los que te tengo tan cerca que podría tocarte si quisiera, pero no lo hago, por miedo a molestarte, a que te enfades más, a perderte para siempre.
Otros días me descubro mirándote, echándote de menos en silencio, viendo como hablas con la gente, deseando ser esa gente. En esos días me apetece golpearte con algo en la cabeza, fuerte, que te duela, solamente para oír tu voz, para que me dirijas la palabra, aunque sólo sea para insultarme. Quiero gritarte, hacerte saber que sigo aquí, que sigo sufriendo por ti, que te echo de menos, que necesito que me hables, o que me mires al menos. Que quiero que dejes de hacer como que no existo, que me mires, que me escuches cuando me atreva a decirte todo esto a la cara, que me contestes que tú también me echas de menos.

No sé si volverás, no sé si algún día podré recuperar todo lo que he perdido. Ya pasé por esto en otra ocasión.
Puede que vuelvas dentro de un año, cuando ya haya olvidado todo el daño que me hiciste, puede que entonces me digas que lo sientes, que me echas de menos. Y yo te perdonaré, como la tonta que soy. Pero ahí quedará todo, hablaremos de vez en cuando, nos abrazaremos de forma fría, no como antaño. Diré que estoy feliz por haberte recuperado, aunque en el fondo siga añorando cómo eran las cosas entonces, antes de perderte.

No quiero pensar en esto, pero a lo mejor te he perdido para siempre.

"Se van las últimas luces y acaba la función. Se van y tú estás ausente. Se van por siempre, pero a pesar de todo, siento que te extraño"




Se acabó la función, voy a dejar de fingir, voy a romper mi coraza, voy a dejar de hacer como que no me importa todo esto. Quiero que lo sepas, que te enteres de una vez, que siento haber hecho lo que se supone que he hecho, que quiero recuperarte.
Es hora de abrir mis sentimientos, aunque eso me haga sufrir. Voy a emborracharme con melancolía.
Lo gritaré a los cuatro vientos si es necesario.
TE ECHO DE MENOS.

M1♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.