lunes, 20 de febrero de 2012

Microrrelatos

Hacía mucho que no hacía una entrada de este tipo, llevo bastante tiempo escribiendo sólo pequeños relatos. Pero hacía falta algo para desconectar del barullo de palabras que hay en mi cabeza.
Hoy voy a hablaros de los microrrelatos.
¿Microrrelatos?
¿Es que no habéis oído hablar nunca sobre los microrrelatos? Pues os lo solucionaré:

Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Micror-relatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos. Microrrelatos

Creo que ya lo habéis oído lo suficiente como para estar un poco interesados en ello.


¿Qué son los microrrelatos?

Los microrrelatos son un género literario que se basa en la utilización de las mínimas palabras para expresar una idea en su máxima comprensión. 
Me explico:
Un microrrelato es un texto breve, cuanto más breve mejor, que intenta contar un cuento o, en ocasiones, un sentimiento. Es importante tanto el texto como el título del texto, ya que, al ser tan breve, el título te hace completar el sentido de lo que estás leyendo, que sin él carecería de sentido. Los microrrelatos, más que explicar la historia, la dan por supuesta.
Bueno, voy a ir a la práctica, y entonces entenderéis mejor lo que quiero decir. El cuento que voy a escribir a continuación se llama "El dinosaurio", de Augusto Monterroso, y dice:

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí"

Es un cuento, ya que, aunque supuestos, tiene introducción (el personaje del que hablan se encuentra con un dinosaurio), nudo (el personaje se queda dormido) y desenlace (cuando despierta, el dinosaurio sigue allí).
No me podéis negar que es un cuento, cuenta una historia, pero no utiliza más de siete palabras.
¿Entendéis ahora lo qué es un microrrelato? Espero que sí. Si no, aquí os dejo un enlace directo a Wikipedia, pero lo explican de forma más liosa que yo.

También os dije que este género podía expresar una idea, un sentimiento... Sí, es cierto, y aquí tengo el ejemplo, se llama "El emigrante", de Luis Felipe G. Lomelí, y dice así:

"- ¿Olvida usted algo? + ¡Ojalá!"

Para poder entender bien este microrrelato, voy a añadir una aclaración de alguien, no sé quien es, pero me ha gustado:

<< La maleta más pesada que porta un emigrante son sus recuerdos. Los recuerdos son los que le atan a su terruño, a su familia, a sus amigos... Son, en definitiva, los que no le dejarán nunca tranquilo, el elemento discordante y el obstáculo principal para su adaptación a la nueva situación.>>

Sin nada más que añadir, me despido hasta otro momento. Que tengáis un buen día, y gracias por pasaros por aquí :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.