miércoles, 9 de mayo de 2012

"Felices 16"

Buff... No sé como empezar a escribir esto. Creo que empezaré con:
El domingo fue mi cumpleaños. Dieciséis años. Supongo que pensaréis: "¡Qué bien!" Pero no. Ha sido uno de los peores cumpleaños de mi vida, sino el peor. Dicen que los dieciséis son una edad difícil, y posiblemente estén en lo cierto. Hay un momento en el que no sabes ni como reaccionas a las cosas, no te reconoces, sabes que eres tú porque lo estás viviendo, pero igualmente no sabes por qué reaccionas así. Te sientes mal, con ganas de llorar, a la vez que todo te da vueltas y a tu cerebro le da por que te entre la risa tonta.
Te ríes por no llorar.
No sé si a quien esté leyendo esto le habrá pasado al llegar a esta edad o soy yo la rara, o me han influido demasiado las circunstancias. He de comentar que yo no soy una adolescente normal, no en el sentido: "Soy rara, especial, diferente." No. Maduré demasiado pronto, no veo la vida como los demás adolescentes. Mi vida no ha sido fácil, y no hablo de problemas triviales como el de la mayoría de la gente de mi edad. Mi vida, en general, no ha sido fácil, he recibido demasiados golpes. Pero hoy no quiero entrar en detalles, esa herida ya está sanada.

¿Habéis sentido alguna vez como si os clavaran un puñal en el pecho y lo arrastrasen hacia arriba, todo lo que puedan? Yo me siento así.
Traicionada, engañada, desplazada.
Son muchas cosas las que siento, y a la vez no sé como me siento. La metáfora del puñal es lo que mejor se acerca a la realidad.
Me siento desgarrada.

Puede que esto no signifique nada para vosotros, no sabéis lo que pasa, pero da igual. Yo sé a qué me refiero, sé por qué me siento de todas estas formas y a la vez de ninguna. Sé muchas cosas, aunque en realidad me siento demasiado confusa.
Pero me da igual. ¿Sabéis por qué?

Porque yo voy a luchar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.