lunes, 30 de julio de 2012

El lugar donde reposan los muertos

Un desierto inmenso, piedras afiladas que te cortan las plantas de los pies, un sol abrasador sobre tu cabeza. Todo quema, te sientes como si estuvieses caminando sobre las brasas de una hoguera que se ha apagado hace poco. A tu alrededor no hay nada, sólo piedras y más piedras que te rasgan los pies y las rodillas mientras te arrastras para levantarte. Empiezas a notar los síntomas de la deshidratación: se te seca la boca, te pesa la lengua, apenas puedes moverte, tienes la cabeza embotada y solo puedes pensar en agua.
Agua. Un riachuelo que atraviesa el desierto de piedras. La débil línea entre la vida y la muerte. Te agachas a beber, formando un cuenco con tus manos. Pero antes de llevarte el agua a los labios lo ves: huesos, montones de huesos astillados, y calaveras de todos los tamaños.
Y lo entiendes, ya sabes donde estás.
El Páramo, Eldir, el Inframundo.
El lugar donde reposan los muertos.

2 comentarios:

  1. Me gusta :) El viajero llegó a su destino. Espero no pasar por ahí...al menos de momento.

    Me quedo compartiendo tu camino y aventuras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.