miércoles, 8 de agosto de 2012

Juego mortal

Vamos a ver qué tenemos aquí, vamos a ver quienes hay por aquí. ¡Oh, tú! El de los rizos estúpidos y cara de empollón. Sí, tú, venga, acércate, no muerdo, qué va. Venga, anímate, levanta tu sucio culo del suelo y ven aquí, rapidito, que no tengo todo el día. No, no, no, qué va. ¿Ves esta cosa tan bonita que tengo aquí?  Brillante, metálica, la he limpiado esta mañana, la he vestido de gala sólo para esta ocasión. Mira la funda, es nueva, por supuesto que es nueva, la estoy estrenando hoy. Bien, me alegro de que estés aquí, se nota que eres un chico listo y que sabes lo que pasaría si no me hicieras caso. Me alegro por ti, pero eso no es suficiente, no, qué va. Mírate, estás temblando, qué patético. Bien, lo he decidido, tú serás el primero, un ejemplo para tus amiguitos en este juego. Os explicaré el juego, detenidamente, para que no os perdáis. No es difícil, hasta un niño de cinco años sabría jugar. Tú, el imbécil de los rizos, ven aquí, no te alejes o haré que ésta se ocupe de ti. ¿La notas junto a tu cabeza? Pues ya sabes lo que pasará si me desobedeces. Ahora siéntate, siéntate en esta silla, y hazme un favor, no te muevas, no, qué va. Bien, ahora escuchadme. ¡Eh, tú! La niña tonta de las gafas, mírame, es de muy mala educación no mirar a quien te está hablando. De acuerdo, voy a empezar. ¿Veis a mi pequeña? Está cargada, por supuesto, ¿qué tonto haría esto sin balas? Muy bien, escuchadme, tenéis que estar muy atentos a lo que voy a decir a continuación. En el cargador hay cinco huecos, cinco, como los que estamos aquí hoy. Peeeeeero, y siempre hay un pero cuando juego, sólo tengo cuatro balas. Cuatro, ¿lo comprendéis? Uno de nosotros se marcha con vida, es fácil. Cuatro mueren, uno se larga, y ya está. ¿Lo entendéis, verdad? No tengo que repetirlo, no, qué va, sois chicos listos. Ahora cada unos de vosotros hará una pregunta a otro, al que elijo yo, por supuesto. Las preguntas deben ser sobre vosotros, sobre algo íntimo y personal. Si acierta, es su turno, por supuesto. Si no acierta, pum, adiós muy buenas, y sigue jugando el mismo. Está claro, ¿no? Por supuesto que sí, sois chicos listos. A ver... ¿Qué me queda por explicar? Poco, ya queda poco, no quiero aburriros, no, qué va. ¡Eso, ya lo sé, ya me acuerdo! Sí, bala que falta, el comodín. Esa bala puede salvaros la vida, os da la oportunidad de que sea vuestro turno aún habiendo perdido. Pero bueno, dudo que tengáis tanta suerte, sólo yo puedo ganar este juego, sí, por supuesto que sí. ¿Todo claro? ¿Ninguna duda? No, qué va, sois chicos listos. Comencemos. Primera pregunta, y, ¡oh!, ¿qué tenemos aquí? El chico estúpido de los rizos se ha elegido voluntario para ser el primero. Bien, ¿cómo te llamas? No me gusta matar a nadie sin saber su nombre, no, es de muy mala educación. Muy bien, Álex, no tartamudees, queda feo. Primera pregunta, ¿estás preparado? Sí, por supuesto que sí, pareces un chico listo. Muy bien, Álex, dime, ¿cómo me llamo? Venga, tardas mucho en contestar, no es tan difícil. No, ese no es. Error, qué pena, me caías bien. ¡Oh, vaya, qué pena, no era la bala del comodín! Bueno, tendré que limpiarme los zapatos cuando termine, la sangre deja manchas un poco feas, sí, por supuesto. Bien, tú, la chica tonta de las gafas, ¿puedes venir a comprobar que no miento con el cargador? Venga, no seas tímida. ¿Lo ves? Falta una bala, ya lo decía yo, nunca hago trampas. Gracias por presentarte voluntaria... Sofía, gracias por no hacerme preguntar tu nombre, no me gusta repetir las cosas. Bien, Sofía, ¿cómo me llamo? No, error, qué pena, eras mona. ¡Vaya, voy ganando! Pero no me extraña, no, qué va. ¡Eh, tú! La rubia, la que tiene cara de estar a punto de desmayarse... Elena, gracias a ti también. Dime, Elena, ¿cómo me llamo? Mmmmm, no, lo siento, no es ese, error. ¡Vaya, ésta me gustaba! Vale, sólo quedamos tú y yo. No hace falta que te diga nada, ya sabes con quién hablo, ¿o ves a alguien más por aquí? No, qué va. Ahora sólo quedamos tú, yo y mi pequeña. Muy bien, dime, ¿cómo me llamo?

2 comentarios:

  1. oh, oh ... vaya, creo que solo quedamos él, su pequeña, y yo... y lo peor!! No se como se llama el chalado este :) y aun mucho peor! nunca he tenido buena suerte. jeje

    Buen relato Alerta, un juego mortal que me ha hecho sonreír :) (y reir también pero no se lo digas a nadie) ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O chalada ;)
      Gracias Óscar, no se lo diré a nadie :)

      Eliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.