sábado, 25 de agosto de 2012

Miedo

Me viene a la memoria un pasaje de uno de los libros que más me han impactado, que son bastantes, pero bueno. Estoy hablando de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, de J.K. Rowling. Dice así:

Algo de los pensamientos de Harry debió de reflejarse en su cara, porque Lupin dijo:
- ¿Estás preocupado por algo, Harry?
- No - mintió Harry. Sorbió un poco de té y vio que el grindylow lo amenazaba con el puño -. Sí - dijo de repente, dejando el té en el escritorio de Lupin -. ¿Recuerda el día que nos enfrentamos al boggart?
- Sí - respondió Lupin.
- ¿Por qué no me dejó enfrentarme a él? - le preguntó.
Lupin alzó las cejas.
- Creí que estaba claro - dijo sorprendido.
Harry, que había imaginado que Lupin lo negaría, se quedó atónito.
- ¿Por qué? - volvió a preguntar.
- Bueno - respondió Lupin frunciendo un poco el entrecejo -, pensé que si el boggart se enfrentaba contigo adoptaría la forma de lord Voldemort.
Harry se le quedó mirando, impresionado. No sólo era aquélla la respuesta que menos esperaba, sino que además Lupin había pronunciado el nombre de Voldemort. La única persona a la que había oído pronunciar ese nombre (aparte de él mismo) era el profesor Dumbledore.
- Es evidente que estaba en un error - añadió Lupin, frunciendo el entrecejo -. Pero no creí que fuera buena idea que Voldemort se materializase en la sala de profesores. Pensé que se aterrorizarían.
- El primero en quien pensé fue Voldemort - dijo Harry con sinceridad -. Pero luego recordé a los dementores.
- Ya veo - dijo Lupin pensativamente -. Bien, bien..., estoy impresionado. - Sonrió ligeramente ante la cara de sorpresa que ponía Harry -. Eso sugiere que lo que más miedo te da es... el propio miedo. Muy sensato, Harry.

Hay algo en ese pasaje que me llama mucho la atención, y es la última frase. Tiene mucha razón al afirmar que, el mayor miedo de Harry, es el propio miedo, pero en realidad no se está refiriendo en exclusiva a Harry, si no a todo el mundo. Todos le tememos al miedo, por eso la mayor parte de las películas de terror utilizan el mismo tipo de personajes: fantasmas, monstruos, vampiros, asesinos sádicos, payasos... Figuras creadas exclusivamente para asustar, para dar miedo. Y nosotros tememos al miedo, por eso nos asustan esos personajes. No sé explicarlo bien, es algo demasiado complejo.

Lo que intento explicaros es, simplemente, eso. Todos nuestros temores son infundados, casi exclusivamente, por lo que se supone que debe asustarnos. ¿Y qué nos asusta? Lo que no comprendemos. ¿Y qué no comprendemos? El miedo, todas esas cosas que nos infunden un terror totalmente ajeno a nuestro entendimiento.

Realmente, lo que intento decir con todo este revoltijo de ideas que ni yo misma entiendo, es muy simple. Tan simple como que, nosotros, los humanos, tememos temer.

2 comentarios:

  1. El miedo injustificado siempre asusta, o peor,lo desconocido, ese miedo irracional que va mas allá del peligro o riesgo de la situación real, y por tanto se sale de los límites de un miedo sano... justificado.

    Alguien no acostumbrado al miedo podría temer al mismo miedo ya que no sabe debidamente afrontarlo y superarlo.

    Me dejas algo confuso, Alerta. jeje Buena reflexión. saludos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie dijo que entender el miedo fuera fácil, pero me alegro de que te hayes confuso, porque eso significa que, al leer esto, has seguido lo suficiente mi reflexión como para tratar de comprederla.

      Eliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.