miércoles, 10 de octubre de 2012

El reino de lo absurdo


Bienvenido al reino de lo absurdo, reino de la pantomima, donde todos andamos al revés tío, ¿quieres entrar?

¡Escucha!

Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.
Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.

En este reino todo tiene un precio, y el lenguaje de palacio aburre al necio que prefiere no pensar y ni se esfuerza. Aquí el que menos sabe es el que grita, ¿quién le quita la razón al que la impone por la fuerza? Si buscas trabajo tendrás tu oportunidad, pero el puesto pa'l sobrino del jefe, ¡vaya casualidad! La habilidad de ser inútil siempre beneficia, el mañoso curra el doble, es un mediocre si la pifia. Y las noticias quieren sólo audiencia, en este reino los niños ni se inmutan cuando ven violencia. Es la televisión y su contradicción, ella te dice "consume" y el Gobierno que aprietes tu cinturón. Misma situación disparatada: aquí la profesión mejor pagada es dar patadas a un balón. Si en este reino roba un pobre, va a prisión, ¡ladrón incómodo! Y si lo hace un rico le llaman cleptómano y se va al psicólogo. Mira alrededor, ¿dónde está el error? ¿Quién es tan tonto de llamar a un negro hombre de color? Es el valor de un reino decadente, donde el país que vela por la Paz Mundial es el que más armas vende. No, nadie lo entiende, pero se resignan. Son presos del sobrepeso y del sabor de un Bic Mac. Me indigna. El paradigma del progreso es un enigma, y Dios es un reloj que nos estresa haciendo tic tac.

Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.
Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.

En este reino manda el marketing y vale todo, podrás vender un calcetín a precio de oro si encuentras el modo. Tan sólo muestra tu imagen de ganador, porque aquí importa la fachada, no se mira el interior. Verás un dedo acusador si fumas plantas naturales, y mientras venden droga etílica en todos los bares. Tú sabes que sí, no puedes vivir sin esa dosis de tecnología en estos días de miedo y psicosis. Un mentiroso aquí es famoso por su encanto, un abogado hará que un hijo puta se parezca a un Santo. En este reino el engaño es un gran negocio, ¿y torturar un animal en la plaza motivo de elogio? El ocio un privilegio si eres proletario, pues saca pecho ante el calvario del préstamo hipotecario. Por un techo pasarás tu vida en vilo, y a punto de irte al otro barrio ya eres propietario, respira tranquilo. ¿Crees que es injusto? Dilo. No eres el único. ¿Protestas como un ciudadano o callas como un súbdito? Es típico ver como políticos se insultan, ¿y fabrican bombas nucleares para no usarlas nunca? Yo no les creo, veo reos del desempleo, sufren con razón, la cruel globalización. Y es que quien no tiene enchufe es un bufón en este feudo, donde Dios tiene dos nombres, uno es Dolar y otro es Euro.

No entiendo. No busquéis más.

Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.
Vivo en el reino de la confusión, donde la vida es sólo ilusión, aquí las cosas no son lo que son, reino de engaños, mentiras y tracción.

No es un cuento, pura realidad, el reino de lo absurdo, de la falsedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.