miércoles, 19 de diciembre de 2012

Verdades como puños

Me han dicho que los amigos
se cuentan tan sólo con los dedos de una mano
y sobran dedos.
Y tú, tal vez,
no te hayas parado siquiera a pensarlo.

Que, no sé si sabes,
la vida es eso que pasa mientras te bombardean
a motivos para dejarla.
Y tú, fiel a ella,
te niegas a abandonarla.

Y, ¿sabes qué?
No eres el único con problemas,
ni yo tampoco.
Que ahí fuera hay gente
con más problemas que nosotros.

Y quiero que sepas que,
todos los días, se muere alguien,
y nace un niño.
Y que el dolor
es algo con lo que todos conviven.

Que hay sitios
en los que los niños se mueren de hambre,
mientras tú tiras comida, simplemente,
porque no te gusta
o porque engorda.

Que esos niños
enferman por no tener agua potable,
y tú te tiras media hora bajo ella.
Que tú lloras por no tener lo que quieres
y ellos sonríen sin tener nada.

Que no puedo poner por aquí
todo lo que va mal en este mundo,
(que no es poco).
Tan sólo quiero decirte que, todo,
se puede cambiar con un gesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.