lunes, 11 de marzo de 2013

Delirios de un domingo por la noche

¿Quién sabe? A lo mejor no es tan fácil desintoxicarse de alguien. Dicen que, cuando te enamoras, es como si aspiraras tan fuerte que parte de esa persona se desliza dentro de ti y se te incrusta en el corazón. No sé si será verdad, pero es una bonita metáfora. Tampoco sé dónde lo leí, o a lo mejor no lo leí en ningún sitio. Puede que me lo acabe de inventar, pero eso es algo que no sabré nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.