viernes, 3 de mayo de 2013

Canción de cuna para tiempos de guerra

Cuando el cielo me llame, ahí arriba arribita por fin subiré para jugar contigo. Como cuando bajamos la primera vez. Y a las cuatro esquinas blancas de mi cama jugando a ser buenos, buenos como el alma. Jugamos al corro y hasta al escondite.

¿Qué pasó que la Tierra es negra, a pesar de la luz del Sol? ¿Qué pasó que no estás conmigo? Una bala que se perdió.
Es verdad que la luna llora, una lágrima por fusil. Si es verdad que la luna llora, una lágrima es para ti.

Las estrellas te miran, ahí arriba tú brillas como la que más y se duermen contigo. Una cuna te han hecho de luz y cristal, con un sonajero y un cacho de cielo, con un arcoiris que es de terciopelo. Para que mi niño nunca tenga miedo.

¿Qué pasó que la Tierra es negra, a pesar de la luz del Sol? ¿Qué pasó que no estás conmigo? Una bala que se perdió.
Es verdad que la luna llora, una lágrima por fusil. Si es verdad que la luna llora, una lágrima es para ti.

2 comentarios:

  1. Felicidades,que guapas palabras,que bien escribe,con tanto sentimiento propio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.