martes, 2 de julio de 2013

Porque tú... tú estás hecha de polvo de luna.

A ella, no sé.

Creo que no lo ves. No te das cuenta, ¿verdad? Aún no has visto que él lo daría todo por ti, sin dudarlo. Que seguirá ahí hasta que tú te des cuenta, hasta que tú te decidas a dar el paso. Que puede que siga ahí eternamente, aunque tú quieras alejarle, o aunque quieras tenerlo cerca. Le da igual. Y eso lo hace más tuyo de lo que puede ser nadie. Te pertenece, pero sólo porque él ha decidido pertenecerte.

Aún no te has dado cuenta del efecto que produces, ¿verdad? No te das cuenta de que todo lo que haces, lo que dices, o incluso tu sola presencia, hace que el mundo se ilumine. Pero tú te niegas a ver esa luz, no quieres ver que tú la desprendes. Quieres creer que esa luz que rebota en los demás la producen ellos, no tú.

Piénsalo.

1 comentario:

  1. Eres tan perfecta.
    Ojalá nunca vuelvas a las Estrellasy te quedes conmigo.

    ResponderEliminar

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.