lunes, 26 de agosto de 2013

«And a smile that could stop a war»

Ella le mira divertida, sonríe agradeciendo el cumplido y se da la vuelta, dispuesta a seguir caminando. Él se queda mirando cómo se va. Ella no lo entiende, no entiende que pueda eclipsar las miradas de todos con su sola presencia. Le hace gracia cuando las miradas recaen en ella y ríe los cumplidos como si fueran una broma, sin plantearse siquiera que puedan ser reales. No es que sea la chica más impresionante que él haya visto, claro que ha visto chicas realmente impresionantes que sabían que lo eran y se aprovechaban de ello. Pero ella es diferente, tiene algo. Ella no mira por encima de los demás, no se cree superior al resto. No se aprovecha de su belleza, ni siquiera le da importancia. No viste ropa provocativa, simplemente se pone aquello que le resulta más cómodo. Y quizás es eso lo que le hace especial: que no es como el resto, ni quiere serlo.

Y que con una sonrisa, podría parar una guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.