domingo, 29 de septiembre de 2013

Y si me quieres dibujar, prefiero el gris.

«Y el propio llanto regará mi corazón».

Me pintas las cosas claras,
pero yo no quiero hablar de cerveza.
Y es que aún me quedan unas cuantas
para llegar hasta ti.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Si es que desde Valladolid no se ven las estrellas

Bueno, chicos. Ésto se trata un nuevo proyecto que ha surgido de la idea de un par de amigos, Leitmotiv y ExLibris, y que consiste en un blog conjunto de poesía. Estamos empezando, pero podríais pasaros a ver si el proyecto os atrae.

Gracias.

En Valladolid no se ven estrellas

miércoles, 18 de septiembre de 2013

- ¿Sabes qué es lo que creo? - el chico levantó la vista y la miró a los ojos -. Que esa chica te gusta de verdad.
- ¿Y qué te hace pensar éso?
Su amiga se rió.
- Cada vez estoy más convencida de que los hombres tenéis algo en vuestro cerebro que no funciona - él esbozó una sonrisa irónica -. Vamos a ver. Llevas detrás de ella varios años, éso lo primero. ¿Alguien esperaría tanto tiempo sólo para besar a una chica? No. O sí, pero sólo si se trata de alguien especial - el chico levantó las cejas -. Sé que hablas a menudo con ella.
- Tiene buena conversación. Se puede hablar con ella. Es inteligente y habla con propiedad.
- Todo éso son simples excusas - puso los ojos en blanco -. Y deja de mirarla.
Le dio un puñetazo en el brazo y el chico bajó la vista, avergonzado.
- ¿Tanto se nota?
- Sólo si sabes verlo. Haces un buen trabajo fingiendo que no te importa.
Miró a la chica a los ojos.
- ¿Sabes? Ella se merece algo mejor que lo que yo puedo darle. Merece que la traten bien, que la cuiden y que la quieran.
- Tú la quieres.
- Sí, pero no sé demostrárselo.
- Deberías dejar que ella eligiese, y no imponerle lo que crees que se merece.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

"Guardar genios en botellas de ron"

«Y sentir que no estamos muertos,
aunque sólo sea un momento».

Se acabó ya el arrastrarse,
que yo no estoy hecha para ésto.
He decidido seguir en pie
hasta que me caiga a pedazos.

Y cuando lo haga
recogeré los trozos,
y los pegaré
(espero que en orden).

Llegó el momento de cambiar
y dejar de temer a mis fantasmas.
Ahora toca ser yo,
no la persona que tú quieres que sea.

Porque voy a guardar todos mis genios
en botellas de ron.
Pero antes las vaciaré,
que no quiero que se ahoguen.

viernes, 6 de septiembre de 2013

domingo, 1 de septiembre de 2013

Ex libris

«¿Cuántas veces has sufrido viendo cómo el protagonista de la novela que leías estaba en peligro o siendo víctima de una traición y no has podido hacer nada para evitarlo? ¿Has contado las ocasiones en que te hubiera gustado ir en su ayuda o simplemente ser un personaje más?

... Lara, no todas las historias están escritas... Deberás comprobarlo por tus propios medios...»


Lara es apodada como "La nueva" o "Bicho raro" en todos los institutos en los que se matricula. La principal razón de su marginación es que Lara sólo parece interesada por la literatura y no es nada hábil en las relaciones sociales. Cuando ha conseguido tener alguna amiga, tampoco ha sabido conducir bien esa amistad. Lara vive en París, ciudad a la que sus padres han emigrado dos años antes. Cuando tuvo que mudarse pensó que ese cambio de lugar supondría para ella una oportunidad para recomenzar una vida que no le gustaba. Sin embargo, en su nuevo instituto continúan las risas, los murmullos y la actitud distante de sus compañeros. Agobiada por un suceso con los gamberros de su clase, se va a un parque cerca del cual descubre una extraña librería, la librería Blanchard. Su cartel es un libro abierto con las letras «Ex Libris» y dos interrogantes en él. Aunque la tienda parece muy antigua y cerrada al público, llevada por su incansable curiosidad y para refugiarse de la lluvia, Lara decide entrar.

El librero, un tipo extraño, la cita para días más tarde. A partir de ese momento, Lara comienza el fin de su solitaria existencia e inicia su propia aventura...