miércoles, 9 de octubre de 2013

Como las piezas de un puzzle que no se hizo para ser montado.

De esto que yo encajo contigo
y tú encajas conmigo,
pero que ni yo encajo en tu mundo
ni tú encajas en el mío.

Supongo que esa debe ser la razón
de que nos atraigamos
casi tanto como nos repelemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.