domingo, 17 de noviembre de 2013

La mecánica del corazón

Tengo frío, joder,
y la incertidumbre no ayuda.
¿Cómo estás? ¿Bien?
Porque no lo parece.
Préstame el corazón,
que voy a tratar de arreglártelo.
¿Esta pieza va aquí? No, ¿verdad?
Soy un desastre.
Mi capacidad para arreglar cosas
y la facilidad que tengo para romperlas
tienen una relación proporcional,
pero a la inversa.
Lo siento, yo no he estudiado de esto.

La mecánica del corazón es más difícil de lo que piensas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.