lunes, 20 de octubre de 2014

Arte

Arte: (del latín ars, artis, y éste calco del griego τέχνη)
1. amb. Virtud, disposición y habilidad para hacer algo.
2. amb. Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos y sonoros.

Hoy quiero hablar del Arte. No por nada en especial, ni siquiera tengo nada trascendental que transmitiros. Sólo quiero hablar.

Cuando empecé a escribir, me consideraba "escritora casual", no era algo sumamente importante en mi vida ni nada a lo que le dedicase un tiempo excesivo. Pero, con el tiempo, fui creciendo y, conmigo, mis sueños. Comencé a autodenominarme "proyecto de escritora", porque éso era realmente lo que quería hacer con mi vida.
Sólo desde hace relativamente poco he empezado a considerarme lo que soy en esencia: "artista". Sí, me considero una artista, una persona que mediante una disciplina artística trata de transmitir algo a los demás. Y esto es exactamente de lo que necesito hablar hoy.

Los artistas estamos infravalorados. De las disciplinas artísticas, sólo algunas se valoran de verdad. Por ejemplo, la Danza está valorada porque se necesita un físico muy trabajado para poder ejercerla. La Música también, no todos somos capaces de dominar un instrumento musical, ni de cantar; para algunas personas, la simple idea de entender una partitura, una tablatura, o reconocer notas únicamente con la ayuda de nuestros oídos, nos supone un esfuerzo considerable, y no siempre lo logramos. Otras disciplinas que también se valoran en muchas ocasiones son la Pintura y el Dibujo, porque tampoco podemos hacerlo todos, e incluso la Poesía, a pesar de la pérdida de gusto por ella en la sociedad actual. ¿Y qué decir del Cine y del Teatro? Muy poca gente sabe actuar. Y la Fotografía, que tampoco se me olvide.
Pero hay dos casos concretos dentro de estas disciplinas que no se llegan a valorar de la forma en que se debería: la Literatura y la Magia. Voy a empezar por la última porque no es mi tema.

No son pocas las veces que he oído el comentario "Si yo conociera el juego de manos, lo haría mejor que tú", mientras intentan descubrir el "truco", como ellos lo llaman, sin prestar atención a lo que verdaderamente importa.
O los "No me gusta la Magia, odio que me engañen". Esa es la cuestión, Nietzsche ya lo dijo: el Arte es un engaño. El hombre creó el Arte para representar la Realidad, pero sabe que es un engaño. Es absurdo decir que una representación artística es una mentira, cuando es el Arte al completo lo que es una mentira.

La otra disciplina, la Literatura, es otro caso que tampoco se valora como se debería. Cualquiera puede escribir, en eso estoy de acuerdo, pero de esa gente ¿cuántos son escritores? Ni yo misma me considero escritora, ¿por qué una persona que le ha dedicado mucho menos esfuerzo que yo al tema decide denominarse así?
Con esto, no quiero ofender a nadie, es lo último que pretendo.

De esto tampoco entiende la RAE, si me permitís comentarlo, porque "Literatura" no es únicamente el arte de expresarse con una lengua.
La Literatura es el arte de crear un mundo de la nada, de decorarlo con estructuras inventadas, de imaginarse una nueva Naturaleza, de inventarse unas nuevas leyes físicas que lo rijan, de darle una Historia... Y de poblarlo con personajes que se mueven por él, que interaccionan con sus elementos, que sienten, ríen, hablan, se enamoran y que, en definitiva, viven. Es dotarles de un alma, y hacer que sean queridos - u odiados - por sus sentimientos, sus actos o su historia.

Ser escritor no es tener el don de la palabra, ni siquiera es poseer imaginación para inventar dicho mundo. Ser escritor es saber transmitirlo, llegar al corazón de las personas mediante la palabra, hacer que sientan lo que sienten esos personajes que has creado, y que lloren con ellos, o por ellos, como haría alguien que se encuentra a su lado. Es lograr que el lector se sumerja en la historia, y ya no pueda salir de ella, porque desea quedarse a vivir dentro de las páginas. Y que llore por llegar al final, a la vez que siente alegría por haber vivido esa historia.

He oído más de una vez a la gente decir: "Sí, la historia es buena, disfruté con ella", sin llegar a valorar el trabajo que hay detrás de esa historia. También me han llegado a decir que "ellos también podrían escribir algo así", pero "que les da pereza", o "que no les gusta escribir". Una vez, hasta llegué a conocer a un "escritor" al que no le gustaba leer.
Y tampoco se quedan cortas las ocasiones en las que la gente me ha dicho "¿Para qué te vas a leer el libro, si han hecho la película?", o "¿En serio vas a leerte ese libro viejo? Tienes resúmenes en Internet". O también "¿Escribes? Vaya aburrimiento" e, incluso, "Ah, ¿pero te lee alguien?".
Y tiran tus sueños a la basura, bajo el pretexto de que "Te vas a morir de hambre, porque de eso no se puede vivir".

Esto, señores, es lo que opina la gente del Arte. Que es innecesario, porque mientras haya médicos y científicos, el Ser Humano vivirá más tiempo. Pero, ¿de qué sirve vivir más tiempo sin Arte? Necesitamos soñar para vivir, porque no somos máquinas. Necesitamos esas carreras "de Letras" tan insultadas por los "de Ciencias", necesitamos a "los de Artes", si queremos seguir siendo humanos.

Y a todo esto, puede que yo estudie una carrera de Ciencias, pero no soy "de Ciencias". Como tampoco soy "de Letras" o "de Artes". No puedo etiquetarme, porque las etiquetas son absurdas. Mi mente se ha negado a encasillarse en ninguna de estas ramas, algo que agradezco infinitamente, porque nunca lo vio necesario.
Así que, si queréis, soy de todo, o de nada. Porque soy artista, pero eso no quiere decir que ésta sea la única rama de la que entiendo.



El Arte es crear, ya sea bailando, pintando, rasgando una guitarra, haciendo algo imposible, o escribiendo. El Arte es emocionar, crear una ilusión. Y nadie puede venir a decirme que sentir no es necesario.



viernes, 3 de octubre de 2014

Tatuaje

Los tatuajes son algo que no todo el mundo es capaz de comprender.

Es habitual asociar la palabra tatuaje a una persona en riesgo de exclusión social, problemática... En definitiva, a una persona non grata.
Luego están las personas que consideran el tatuaje como una simple modificación estética, sin ningún tipo de significado. Se tatúan algo porque "es bonito" o "está de moda", sin ni siquiera plantearse las consecuencias.

Pero, a decir verdad, un tatuaje es un símbolo, es un trocito de alguien. Una persona decide marcarse la piel porque cree firmemente en algo, porque lo considera una parte fundamental de su vida, porque lo necesita. Necesita tener ese símbolo ahí porque para él significa algo, algo importante, y porque esa marca le identifica.
En el momento en el que la aguja traspasa tu piel por primera vez, y te inyecta la primera gota de tinta, empiezas a sentirla como tuya. Forma parte de ti, va a estar siempre contigo, explicándole al mundo quién eres, si es que éste trata de comprenderlo.

En conclusión, y desde mi punto de vista, todos los tatuajes deben ser únicos, y deben tener su significado. De nada sirve tener un álbum del que elegir el diseño que quieres tatuarte, porque algo así no puede venir prefabricado.


Y tampoco un mismo diseño tiene por qué tener el mismo significado para todo el mundo, porque una rosa de los vientos puede ser simplemente la expresión de la orientación... 

O puede significarlo todo.