viernes, 3 de octubre de 2014

Tatuaje

Los tatuajes son algo que no todo el mundo es capaz de comprender.

Es habitual asociar la palabra tatuaje a una persona en riesgo de exclusión social, problemática... En definitiva, a una persona non grata.
Luego están las personas que consideran el tatuaje como una simple modificación estética, sin ningún tipo de significado. Se tatúan algo porque "es bonito" o "está de moda", sin ni siquiera plantearse las consecuencias.

Pero, a decir verdad, un tatuaje es un símbolo, es un trocito de alguien. Una persona decide marcarse la piel porque cree firmemente en algo, porque lo considera una parte fundamental de su vida, porque lo necesita. Necesita tener ese símbolo ahí porque para él significa algo, algo importante, y porque esa marca le identifica.
En el momento en el que la aguja traspasa tu piel por primera vez, y te inyecta la primera gota de tinta, empiezas a sentirla como tuya. Forma parte de ti, va a estar siempre contigo, explicándole al mundo quién eres, si es que éste trata de comprenderlo.

En conclusión, y desde mi punto de vista, todos los tatuajes deben ser únicos, y deben tener su significado. De nada sirve tener un álbum del que elegir el diseño que quieres tatuarte, porque algo así no puede venir prefabricado.


Y tampoco un mismo diseño tiene por qué tener el mismo significado para todo el mundo, porque una rosa de los vientos puede ser simplemente la expresión de la orientación... 

O puede significarlo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.