martes, 31 de marzo de 2015

El amor se arrastraba por las piedras
colocadas pulcramente en el jardín,
entre árboles titánicos
y flores de colores aún por inventar.

Se arrancaron las hojas de los árboles
como se arrancan sentimientos de un corazón:
despacio, con paciencia y cariño,
y con cuidado de no romper nada importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina lo que quieras, acepto críticas y la mayor parte de las veces las llevo a la práctica.
Si no te gusta no sé qué haces por aquí, y menos qué haces comentando.
Gracias por leerme.